¿Cómo identificar el sarampión?

El sarampión, comúnmente confundido con la varicela o lechina, es una enfermedad viral y sumamente infecciosa que se transmite a través del aire con mínimas cantidades de fluidos, es decir, por medio de la tos, respiración o simple contacto directo con una persona infectada. Entre sus síntomas presenta ronchas de color rojo que aparecen primeramente dentro de la boca, para luego extenderse a distintas partes del cuerpo.

Al contraer sarampión, el mismo puede venir acompañado de otros síntomas como lo son fiebre, dolor de oído e infecciones en los ojos como la conjuntivitis; los cuales se pueden presentar a lo largo de los 10 o 14 días promedio que tiene de duración la enfermedad.

Así mismo el sarampión tarda de 8 a 10 días en mostrar sus primeros síntomas que vienen siendo las ronchas de color rojizo, es decir, la enfermedad tarda cierto tiempo en formarse dentro del organismo. Durante estos días el paciente puede comenzar a mostrar malestar general, así lo asegura la doctora Mirla Ortega, quien recomienda reposo extremo desde el momento del diagnóstico.

¿Cómo tratar el Sarampión y evitar contraerlo?

Al momento de tratar esta enfermedad, se indica sólo reposo para esperar así que la enfermedad termine su período de duración en el paciente, se espera que evolucione dentro del cuerpo hasta su conclusión. Sólo se tratan los síntomas secundarios como lo son el dolor de cabeza y la fiebre.

Esta enfermedad se previene por medio de vacunación, en caso de no estar vacunado se recomienda evitar estar cerca de personas infectadas debido a que el sarampión es altamente infeccioso y contagiarla puede constar tan sólo del más mínimo contacto. 9 de cada 10 personas que no se encuentran vacunadas y entran en contacto con alguien infectado contraen la enfermedad.

Una campaña de vacunación se lleva a cabo en ocho distritos de Sindh. Crédito: Adil Siddiqi/IPS
Foto: Inter Press Service

La diferencia entre el sarampión y la lechina o varicela es que, aunque ambas enfermedades son causadas por virus y son sumamente infecciosas, en el sarampión se presentan ronchas rojizas que no causan molestias mientras que en la lechina se presenta ronchas rojizas llenas de líquido, que presentan mucha picazón. Por otra parte en la lechina no se presentan síntomas secundarios mientras que en el sarampión sí.

Es bueno saber que la lechina puede repetirse mientras que el sarampión no. Tomando en cuenta esto sabemos que ambas enfermedades tienen un diagnóstico parecido, donde en ambos casos es clave mantenerse vacunado, evitar estar en contacto con personas infectadas y en caso de una epidemia, acudir lo más pronto posible a la jornada de vacunación más cercana.

El sarampión deja al organismo vulnerable por tres años: vacúnese! Nuestro sistema de defensa tiene memoria y por eso, una vez fichados, los patógenos son combatidos con eficacia, sin dejar que nos hagan enfermar. Sin embargo, el virus del sarampión deja fuera de juego al sistema inmune cuando entra en el organismo. Después de padecer el sarampión el sistema inmune pierde la memoria y es incapaz de recordar a microbios con los que ya había entrado en contacto. El sarampión destruye su base de datos. Este dato se conocía y se pensaba que el daño era temporal, cuestión de semanas o meses. Sin embargo, un análisis más detallado publicado en la revista Science y realizado con los datos de las vacunaciones masivas contra este virus en Inglaterra, Gales, Estados Unidos y Dinamarca extienden ese periodo de “amnesia inmune” hasta 3 años después de la infección. Un tiempo demasiado prolongado que pasa factura, porque el sistema inmune se olvida de cómo luchar contra una amplia gama de invasores bacterianos que aprovechan para causar infecciones que de otro modo no ocurrirían y que ahora, sin ninguna resistencia, podrían ser mortales. El motivo de esa amnesia inmunológica se debe a que el virus disminuye el número de linfocitos B y T, la infantería del sistema inmune. Esta investigación demuestra que el virus del sarampión ataca a los linfocitos T, que son las células que construyen la “memoria” para luchar frente a las enfermedades, y por tanto se produce una situación de “amnesia inmunológica”. Después de un mes, estas células de memoria inmunes reaparecen, pero en lugar de proteger contra las infecciones encontradas anteriormente, estaban casi totalmente dirigidas únicamente contra el sarampión. Continúe leyendo en nuestra página www.medicinapreventiva.info en nuestro perfil @linternista #sarampion #vacunacion #vacunas

A post shared by Medicina Preventiva Santa Fe (@linternista) on

 

Imagen destacada: Sabine van Vliet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s